CBD/Cannabinoides

¿Qué es?

Si hay un tema de máxima actualidad en el ámbito de la salud es el del uso terapéutico del cannabis. Y no es por casualidad, cada vez hay más estudios que muestran cómo ciertos componentes de la planta Cannabis sativa L. pueden ejercer un efecto modulador del dolor que, sin duda, es potencialmente interesante para muchas dolencias y patologías. Esos componentes son los cannabinoides.

Tipos de contracturas

El cannabis o marihuana es el nombre común para la planta que tiene como nombre científico Cannabis sativa L. Se trata de una hierba que puede llegar a medir dos metros de altura y que tiene su origen en Asia. En la historia de la humanidad su cultivo ha sido siempre muy habitual, cultivado desde tiempos prehistóricos como fuente de fibra textil (fibra de cáñamo), por sus semillas (cañamones) o por el aceite de éstas, como planta medicinal y, por supuesto, como droga, por sus efectos psicoactivos sobre el sistema nervioso, tanto como herramienta mística y espiritual o lúdica. La sustancia responsable del efecto psicoactivo es el tretrahidrocannabinol (THC) que produce una potente alteración de la percepción y del estado de ánimo.

En la Unión Europea, se permite el cultivo de distintas variedades de Cannabis sativa L. siempre que estén registradas en el «Catálogo común de variedades de especies de plantas agrícolas» de la UE y el contenido de THC no supere el 0,2%. Algunos productos derivados de la planta Cannabis sativa o partes de plantas como semillas, aceite de semilla, harina de semilla de cáñamo, semilla de cáñamo desgrasada tienen un historial importante de consumo en la UE. Sin embargo, en la actualidad, se proponen otros usos y productos que pueden ser una ayuda para la salud de muchas personas.

¿Qué son los cannabinoides y qué es el CBD?

La planta del cannabis tiene más de 400 compuestos químicos distintos de los que unos 60 o más son los cannabinoides entre los que se encuentran el THC y el CBD o cannabidiol. Todos ellos son unas sustancias de estructuras químicas complejas, pero son muy distintos puesto que, aunque los dos son psicotrópicos pues ejercen acciones en el sistema nervioso, el THC y algunos otros cannabinoides tienen efectos psicoactivos, sin embargo, el CBD no. Sobre el CBD se han realizado múltiples estudios para valorar su eficacia en diferentes problemas de salud, como afectaciones neurológicas, dolor crónico o cáncer ya que se ha observado que tiene efectos neuroprotectores, antioxidantes, analgésicos y también inmunosupresores.

Además de los cannabinoides de la planta del cannabis se sabe también que nuestro organismo genera sustancias parecidas que son llamadas cannabinoides endógenos y que ejercen funciones muy importantes en el sistema nervioso, en el sistema inmunitario y también en otras partes del organismo como el bazo y las amígdalas. Estas sustancias internas se están investigando desde los años 80 y tienen mucha importancia en la regulación de nuestro equilibrio fisiológico y por eso se investiga también el potencial que pueden tener los cannabinoides como el CBD cuando se aporta de forma externa a partir del cannabis.

¿Cuáles son sus propiedades y qué beneficios pueden aportar?

En la actualidad hay miles de estudios que han investigado las propiedades de los cannabinoides, especialmente del CBD. Todo este conocimiento aporta información de propiedades como:

  • Analgésico (modula las vías de percepción del dolor)
  • Neuroprotector (protege el sistema nervioso)
  • Antiinflamatorio
  • Anticonvulsivante
  • Antioxidante
  • Antiemético (reduce náuseas y vómitos)
  • Antitumoral
  • Ansiolítico
  • Inmuno-modulador

Con todas estas propiedades se ha estudiado el beneficio del tratamiento con el CBD en muchas enfermedades como la esclerosis múltiple, en la que ya se utiliza para reducir la rigidez muscular característica (espasticidad), pero también el parkinson, alzheimer, la epilepsia, el autismo, el cáncer, el dolor crónico, la enfermedad de Crohn, etc. Sin embargo, todas estas aplicaciones terapéuticas todavía no están autorizadas en Europa, aunque sí existen productos que contienen cannabinoides en forma de complementos alimenticios o incluso cremas.

¿Tiene el CDB efectos adversos?

El CDB tiene un amplio margen de seguridad y de ausencia de efectos adversos, aunque en dosis terapéuticas, normalmente elevadas, se ha observado que pueden aparecer algunos como sensación de cansancio, somnolencia, sequedad de boca, dolor de cabeza, mareos y disminución del apetito. Estos efectos disminuyen ajustando la dosis.

¿Son efectivos para el dolor?

Los estudios sobre la capacidad del CBD como modulador del dolor y neuroprotector dan una idea del potencial de esta sustancia para ayudar a las personas con dolor, sobre todo en el contexto del dolor crónico. Aunque todavía es un tema controvertido pues en la actualidad, se considera que todavía faltan estudios para hacer recomendaciones terapéuticas del CBD, excepto en algunos casos como puede ser el dolor que no se resuelve con otras herramientas médicas, sobre todo en el contexto del dolor neuropático y el dolor por cáncer. Estas indicaciones terapéuticas han sido aprobadas en algunos países europeos como Portugal.

¿Qué productos con CBD puedo encontrar y cómo debo usarlos?

Los productos con CBD que podemos encontrar de venta libre son productos a base de diferentes fórmulas con cannabis ya sea en forma de complementos alimenticios para tomar vía oral o bien en forma de cremas para aplicar vía tópica. El modo de empleo es variable dependiendo del producto ya que cada uno de ellos son distintos en función de la variedad de planta que han utilizado o de a concentración de CBD. Por tanto, es importante siempre seguir las indicaciones de la empresa que comercializa el producto.

Lumbalgia

¿Qué es?

La lumbalgia, o comúnmente conocida también como lumbago, es el dolor de espalda localizado que afecta a la parte inferior de la misma o parte baja de la espalda y que su origen tiene que ver con la columna vertebral, en concreto, con la zona lumbar donde están las vértebras L1 a L5.
Es un problema de salud que, además del dolor, conlleva rigidez muscular que puede ser invalidante.
Es muy frecuente y afecta tanto a personas jóvenes, adultos como mayores y tanto en situaciones de sedentarismo como de ejercicio físico intenso.

Tipos de lumbalgias

Las lumbalgias pueden ser de diferentes tipos en función de varios criterios, pero lo más habitual es hacerlo en función de su duración. Así, existen tres tipos:

  • Aguda: es puntual y su resolución suele durar menos de un mes
  • Subaguda: cuando se prolonga más de un mes, pero menos de tres meses
  • Crónica: cuando dura más de tres meses

Una lumbalgia que se origina en un momento puntual, si no se acaba de resolver puede derivar en un problema crónico que perdura y en el tiempo, a veces con fases de mejoría, pero no de resolución completa.
En mayores de 20 años la lumbalgia puntual (aguda) afecta al 14,8% de la población y la lumbalgia crónica al 7,7%, según datos del estudio EPISER (2016) sobre enfermedades reumáticas.

Causas

El dolor en la zona de las lumbares es el dolor de espalda más habitual y puede ser un síntoma de diferentes tipos de problemas de salud y tener orígenes muy distintos. La causa principal es la contractura muscular en la zona con cierto grado de inflamación y en algunos casos también hay afectación nerviosa por compresión de alguna raíz nerviosa a nivel de la columna lumbar.
Las causas osteomusculares más comunes son:

  • Lesiones en la zona de las vértebras lumbares
  • Sobrecarga, distensiones y contracturas musculares (al hacer un movimiento brusco o levantar un peso excesivo)
  • Posturas incorrectas en el trabajo o en la realización de alguna actividad física
  • Ciática
  • Artrosis en la columna lumbar
  • Hernias discales lumbares
  • Escoliosis (desviación de la columna vertebral)
  • Estenosis espinal (estrechamiento en las zonas de la columna por donde pasan los nervios)

La ciática es quizás una de las causas más conocidas. Los síntomas se deben a que una raíz nerviosa de la columna lumbar queda atrapada, causando así dolor y adormecimiento a lo largo del nervio ciático que se extiende hacia las nalgas, las piernas y los pies. Las hernias discales lumbares son lesiones que pueden dar lugar también a ciática por compresión del nervio.

Hay otras causas no relacionadas con el sistema musculoesquelético, como es el caso de algunos problemas renales o, en el caso de la mujer, el dolor debido a la menstruación o en los últimos meses del embarazo o por otros problemas ginecológicos que también pueden irradiar dolor en la zona lumbar.

Pero no siempre puede determinarse el origen de la lumbalgia, de hecho, en la mayor parte de los casos, no se conoce la causa y se consideran lumbalgias inespecíficas.

Diagnóstico

El diagnóstico debe realizarse adecuadamente por el médico que, mediante la exploración, la historia clínica y alguna prueba, si es necesario, determinará la presencia de la lumbalgia y su causa. Eso permitirá establecer un correcto tratamiento. Las pruebas que pueden ser necesarias para determinar el origen del dolor lumbar son radiografías, resonancias magnéticas, TACs, electromiografías, etc. El objetivo será siempre determinar si la causa está en alguna lesión de la columna lumbar o a nivel muscular e incluso a nivel visceral (daño en algún órgano).

Pronóstico

No es una enfermedad grave, sin embargo, sí limita en gran medida la calidad de vida de las personas que la padecen, sobre todo si se cronifica. En estos casos, que son los menos frecuentes, cuando la lumbalgia perdura en el tiempo el pronóstico empeora si no se ponen en práctica cambios en el estilo de vida que mejoren la situación y forma física del paciente. La lumbalgia crónica puede llegar a ser muy invalidante impidiendo que la persona lleve a cabo sus actividades laborales, sociales y lúdicas habituales.

Sin embargo, en la mayoría de los casos las lumbalgias son agudas y suelen estar ocasionadas por distensiones tanto de ligamentos como de músculos de la zona a causa de un movimiento brusco o al levantar un peso, tienen un pronóstico más optimista pues se resuelven en pocos días y prácticamente por sí solas.

Síntomas

El dolor es el síntoma principal en la lumbalgia y suele ser un dolor sordo, pero también la rigidez muscular y cierta pérdida de movilidad que puede llegar a ser tan intensa como para impedir el hecho de ponerse en pie o caminar.
En muchas ocasiones el dolor en la zona lumbar también irradia a otras zonas como las caderas, nalgas y piernas, sobre todo en algunos casos en que el origen puede estar relacionado con pinzamientos nerviosos como es el caso de la ciática. En esos casos, el dolor es más punzante, con sensación de hormigueo e incluso de adormecimiento y debilidad de la zona.

Tratamiento

Las claves para un buen tratamiento del lumbago en el que no hay graves problemas en la columna lumbar son:

  • Reposo relativo: la zona muscular afectada necesita descansar, pero sin que la inmovilidad llegue a ser un problema que agrave la situación. Por tanto, reposo, pero con algo de movimiento para mantener la zona mínimamente tonificada.
  • Calor: la aplicación de calor mejora la irrigación sanguínea, cosa que facilita la recuperación, y también alivia el dolor pues tiene cierto efecto analgésico. También se puede optar por la alternancia de calor con frío para activar más aún la circulación sanguínea en la zona y proporcionar cierto efecto antiinflamatorio.
  • Masajes o sesiones de fisioterapia: siempre con manos expertas y profesionales que puedan ayudar a descontracturar la musculatura de la zona y a tonificarla.
  • Analgésicos orales: serán la primera opción para reducir el dolor, mientras se resuelve la lumbalgia con el reposo, el calor y los masajes.
  • Relajantes musculares: Si la lumbalgia es muy intensa y la contractura está limitando mucho la movilidad de la zona, sí pueden prescribirse estos fármacos que ayudarán a resolver el problema con mayor rapidez
  • Antiinflamatorios orales: normalmente se prescriben cuando los analgésicos no son suficientes y la persona tiene un nivel de dolor elevado. No se recomienda su uso continuado, de manera que el tratamiento suele durar entre una y dos semanas.
  • Cremas antiinflamatorias o analgésicas: los productos tópicos son de gran utilidad como complemento al tratamiento mediante la autoaplicación en la zona afectada varias veces al día. Tanto los componentes activos de las cremas como el calor que se genera mediante su aplicación ejercen efectos beneficiosos que ayudarán a resolver cuanto antes el dolor lumbar.

En algunos casos en que las lumbalgias tienen causas más complicadas, puede requerirse un tratamiento quirúrgico, como es el caso de algunas hernias discales o estenosis vertebrales a nivel lumbar.

Lo ideal para su tratamiento es consultar con un médico o un fisioterapeuta, aunque a veces el problema pueda requerir consultar a un especialista, como el reumatólogo o el traumatólogo e incluso el neurólogo dependiendo del tipo de lumbalgia.

Prevención

Hay ciertos factores de riesgo que nos hacen más propensos a sufrir una lumbalgia y conviene conocerlos para evitarlos en lo posible. Los más relevantes son:

  • Sobrepeso y obesidad
  • Estrés
  • Sedentarismo
  • Actividad física excesiva o de intensidad inadecuada
  • Posturas inadecuadas en el contexto laboral
  • Dormir en un colchón demasiado blando o demasiado rígido
  • Usar zapatos de tacón
  • Golpes de frío
  • Tabaquismo

Así, la prevención de las lumbalgias estará centrada en:

  • Mantener un estilo de vida activo (evitando el sedentarismo)
  • Evitando la actividad física excesiva o los esfuerzos demasiado intensos
  • Bajando de peso si hay un exceso o manteniéndolo si estamos en valores normales
  • Andar y trabajar con calzado adecuado y cómodo
  • Mejorando nuestra postura sobre todo en el ámbito laboral (en las empresas y también en casa si teletrabajamos)
  • Dormir en un colchón de dureza adecuada
  • Evitar el tabaco o dejar de fumar
  • Hacer ejercicios específicos para fortalecer la espalda, especialmente la zona lumbar
  • Realizar ejercicios de estiramientos para evitar la rigidez en a zona
  • Mantenernos abrigados del frío

Contractura muscular

¿Qué es?

Una contractura muscular es una contracción del músculo continuada, involuntaria y dolorosa, provocando que el músculo esté en situación de “trabajo”, es decir, en tensión. En condiciones normales, cuando nos movemos o realizamos algún tipo de ejercicio, el músculo se contrae para ejercer una fuerza, pero después las fibras musculares se relajan volviendo a la situación de reposo inicial. En algunas situaciones el organismo no puede realizar bien esa actividad muscular o hay un peligro de rotura de fibras y se genera la contractura.
Esta lesión es muy común entre la población y puede afectar tanto a jóvenes, adultos o personas mayores en situaciones muy diversas tanto a nivel laboral como de actividad física y de estilo de vida.

Tipos de contracturas

Las contracturas musculares pueden ser de diferentes tipos sobre todo según su origen o cómo y cuándo se inician:

  • Contracturas por hipotonía: se puede producir durante un movimiento o actividad física o después y siempre por falta de capacidad muscular o falta de entrenamiento.
  • Contracturas por sobreentrenamiento: igualmente se pueden producir durante o después de esfuerzos que resultan excesivos, de manera que el organismo genera una contractura con la finalidad de protegernos y evitar una rotura de fibras.
  • Contracturas postraumáticas o defensivas: Cuando se produce o hay una lesión grave, por un accidente, un traumatismo o incluso por una enfermedad, la musculatura que rodea a la zona afectada tiende a contraerse como mecanismo de protección. Por ejemplo, si tenemos un accidente que pone en peligro nuestra columna cervical el organismo generará una potente contractura para protegernos o si padecemos una enfermedad articular con degeneración e inflamación los grupos musculares de alrededor pueden estar más rígidos, con cierto nivel de contractura para proteger la articulación.
  • Contractura postural: el ejercicio excesivo puede ser un problema, pero el sedentarismo o la inmovilidad durante horas en una misma postura también. Se suelen producir de forma lenta y progresiva por malas posturas o por malos gestos que incluso mientras dormimos pueden generar este problema. Son ejemplos las contracturas en la zona de los hombros y zona cervical por trabajo durante horas delante de un ordenador o la tortícolis con la que podemos levantarnos de un día para otro.
  • Contractura por deshidratación: no beber suficiente agua puede también generar contracturas debido al desequilibrio electrolítico que se produce y que dificulta la función de contracción y relajación del músculo. La falta de hidratación puede favorecer también las contracturas cervicales y los dolores de cabeza debidos a esa tensión.

En cuanto a las zonas del cuerpo, las contracturas musculares más habituales suelen producirse en el cuello, hombros, espalda y piernas. Las tres primeras más asociadas a tensión muscular por falta de movimiento o por traumatismos y las últimas más típicas de la actividad física.

Causas

Ya hemos visto algunas de ellas como el sobreesfuerzo, la falta de tonicidad o fuerza muscular, los traumatismos, la deshidratación, etc. Pero aún hay otros factores que pueden favorecer su aparición, como, por ejemplo:

  • Estrés: si acumulamos tensión por factores externos que nos afecten especialmente, es más fácil que aparezcan contracturas musculares, habitualmente en la zona de la espalda y las cervicales.
  • Frío: los músculos, así como todo nuestro organismo, tienen temperaturas óptimas de funcionamiento, y cuando éstas bajan, las contracturas pueden aparecer más fácilmente.
  • Falta de elasticidad: mantener los músculos lo más elásticos dentro de nuestras posibilidades es bueno para evitarlas pues la falta de elasticidad o la rigidez muscular, nos hará más propensos a las contracturas.

Diagnóstico

En este problema de salud el diagnóstico se basa en la palpación del músculo pues así se detectan los posibles nudos o bultos que se producen a causa de los músculos en tensión y contracturados. También es importante la valoración de la presencia de dolor y la afectación de la movilidad pues esos factores confirman el diagnóstico. En algunas ocasiones pueden realizarse otras pruebas complementarias, como una radiografía, para descartar problemas más allá de la contractura, como puede ser una fractura ósea, sobre todo si la persona ha sufrido un accidente o traumatismo.

Pronóstico

Es un problema de salud poco grave pero realmente molesta y que impide que hagamos algunos movimientos o tareas habituales en nuestro día a día o que las hagamos con un menor rango de movilidad. Si no se trata a tiempo, puede empeorar o retrasarse su resolución, cosa que puede complicar la recuperación del músculo y de la movilidad.

Síntomas

Además de la aparición de una zona abultada (nudo) en el grupo muscular afectado, los síntomas son:

  • Dolor
  • Rigidez muscular e incluso articular
  • Limitación de movimiento
  • Debilidad muscular

Tratamiento

Aunque no es un problema grave de salud el tratamiento debe ser pautado por un médico o por un fisioterapeuta. En estos casos lo más efectivo es:

  • Reposo muscular: no forzar el músculo afectado es clave para que pueda recuperarse
  • Los masajes bien realizados, siempre por manos expertas, ya que ayudan a mejorar el flujo sanguíneo en la zona, aportan calor y ayudan literalmente a deshacer los nudos ocasionados por las fibras musculares contraídas
  • La aplicación de calor local que ayuda a que el músculo pueda iniciar su proceso de relajación y, además, proporciona un efecto analgésico que reduce el dolor
  • Fármacos miorelajantes orales: en muchas ocasiones son necesarios para conseguir relajar de forma más efectiva y rápida las contracturas intensas y así mejorar el proceso de recuperación, aliviar el dolor, la rigidez y las molestias.
  • Fármacos antiinflamatorios orales: normalmente no son el tratamiento de elección, pero si la contractura está asociada a una inflamación o a una lesión en la zona pueden ser de utilidad para acelerar el proceso.
  • Cremas antiinflamatorias o analgésicas: son de gran utilidad como complemento al tratamiento mediante la autoaplicación en la zona afectada varias veces al día. Tanto los componentes activos de las cremas como el calor que se genera mediante su aplicación ejercen efectos beneficiosos.

Lo ideal para su tratamiento es consultar con un médico o un fisioterapeuta.

Prevención

Las medidas de prevención siempre son importantes y dependerán un poco de la situación de la persona, de su contexto labora o lúdico, etc.
Si lo que queremos es evitar las contracturas cuando hacemos actividad física, deberíamos:

  • Procurar calentar bien la musculatura antes de empezar
  • Los masajes bien realizados, siempre por manos expertas, ya que ayudan a mejorar el flujo sanguíneo en la zona, aportan calor y ayudan literalmente a deshacer los nudos ocasionados por las fibras musculares contraídas
  • Realizar unos buenos ejercicios de estiramientos al final.

Si lo que queremos es evitar las contracturas en nuestro puesto de trabajo debemos atender y seguir las recomendaciones que sean específicas para la tarea que realizamos, la postura que tenemos que adoptar para ello y las horas que debemos trabajar y descansar. En general, es necesario:

  • Una buena posición de nuestro cuerpo respecto a nuestras herramientas de trabajo
  • Unas pautas de descansos adecuadas con movimientos que permitan relajar los grupos musculares implicados
  • Aplicar pequeños masajes o calor en la zona potencialmente sensible

Y siempre, mantenerse bien hidratado.